Recetas de Navidad fáciles para niños

Llegan las vacaciones de Navidad y con ellas los dulces navideños. Si no estás muy ocupada comiendo turrón y desenvolviendo regalos, ¿te animas a probar estas recetas?

3/5
5 votos
Me gusta

Te dejamos que te lleves todo el mérito, pero solo porque hoy nos sentimos llenas de espíritu navideño.

Galletas de bastoncillos de caramelo


Ingredientes:
Para la masa

  • 200 g de azúcar
  • 225 g de mantequilla o margarina (déjala fuera del frigo para que se ablande)
  • 118 ml de leche
  • 6 ml de vainilla
  • 6 ml de extracto de menta
  • 1 huevo
  • 350 g de harina
  • 5 gr de levadura
  • una pizca de sal
  • 3 ml de colorante alimentario rojo

Para la cobertura de caramelo

  • 35 ml de caramelos de menta triturados (o cualquier caramelo rojo y blanco)
  • 30 g de azúcar

¿Ya lo tienes todo? Estos son los pasos que hay que seguir…

Trae el azúcar (la parte grande), la mantequilla, la vainilla, la menta y el huevo, échalos en un bol y mézclalo sin piedad.

Añade la harina, la levadura y la sal, y remuévelo todo hasta formar una masa. Divídela en dos trozos iguales y añádele el colorante rojo a uno de ellos. Cúbrelos, y déjalos enfriando en el frigorífico durante al menos 4 horas.

Enciende el horno para que se vaya precalentando. La temperatura perfecta es 190 grados.

Mezcla los trocitos de caramelo con el resto del azúcar y apártalos (antes de que algún descarado meta las zarpas en ellos)

¡Y ahora viene la parte divertida! Con una cucharilla, coloca una bola de cada masa (la roja y la normal) y ve colocándolas en una superficie. Usa las manos como un rodillo para dar forma a cada bola, hasta que sea un cordón de unos 10 cm. Cuando los dos cordones (el rojo y el blanco) tengan el mismo tamaño, ponlos en paralelo.

Presiona suavemente los extremos de ambas cuerdas para juntarlos, y enróllalos hasta formar un cordón de dos colores. Dale forma de bastón doblando uno de los extremos.

Repite el proceso hasta que no te quede masa (porque la has usado para hacer galletas, no porque te la hayas comido).

Pon las galletas en una bandeja y hornéalas durante 9-12 minutos. Deberían estar doradas al sacarlas, de un marrón muy clarito. Una vez estén fuera, esparece la mezcla de caramelo por encima de las galletas y deja que se enfríen en la rejilla del horno durante media hora.

Pops del reno Rudolph


Necesitarás estos ingredientes:

  • Unos 150 gr de bizcocho o tarta de chocolate
  • 25 g de mantequilla
  • 50 g de azúcar glas
  • 25 g de chocolate
  • 100 g de chocolate con leche
  • mini pretzels
  • lacasitos o caramelos de colores
  • 35 ml de glaseado real

También necesitarás

  • Pinchos de madera (palos de cake pop, de brocheta o, si no encuentras nada mejor, de polo)
  • Una bandeja
  • Papel para hornear
  • Un bloque de poliestireno en el que clavar los cake pops*

*¿Poli-qué? Si no tienes un bloque de poliestireno, échale imaginación… puedes llenar un bol de arroz y clavar en él los palos.

Para empezar, desmenuza el bizcocho de chocolate en migas pequeñas. Puedes hacerlo a mano o triturarlo, según cómo tengas el día. Pon las migas en un bol.

En otro bol, bate la mantequilla y el azúcar glas juntas hasta que quede una crema suave.

Pide ayuda a un adulto para derretir el chocolate (¡el normal!) en el microondas. Añade el chocolate derretido a la mezcla de mantequilla, y mézclalos.

Añade la mezcla de chocolate mantecoso a las migas de bizcocho, y aplástalo todo bien con las manitas (sin remilgos, por favor) hasta que se pegue. Divide la mezcla en dos partes, después divide cada mitad en otras dos partes (cuartos) y después vuelve a dividir cada parte en dos. Suena lioso pero no lo es: básicamente, tienes que acabar con ocho bolas de masa del mismo tamaño.

Da forma de bola a los pegotes de masa con las manos, clávales un palo de cake pop (si no tienes, puede valer uno de brocheta o de polo), y ponlo en una bandeja con papel para hornear. Déjalo enfriar en la nevera durante 2 horas.

Ahora vamos con el chocolate con leche: derrítelo en el microondas igual que antes. Ahora, moja el primer cake pop en el chocolate, escúrrelo con cuidado y clávalo en el bloque de poliestireno (o, más probable, en el bol de arroz).

¿Te acuerdas de los minipretzels? Ahora es cuando los partes en trocitos que parecen antenitas.

Es más fácil de lo que parece; promesa.

Haz dos agujeritos en la parte de arriba de la bola, y clava en ellos las antenas de pretzel.

Añade una dulce nariz pegando un caramelo, y déjalo reposar mientras haces el resto de cake pops. A los 20 minutos o así, dibújales unos ojillos y una amplia sonrisa con el glaseado. ¡Tachán! Chupachuses de tarta con forma de reno, está chupado.

Cupcakes coníferos (más concretamente, abetos de cupcake)


Necesitarás

  • Cucuruchos de helado
  • Perlas de azúcar
  • Mangas pasteleras con glaseado verde y blanco
  • Cupcakes ya hechos

En cuanto tengas los cupcakes (hechos por tus mismísimas manos o comprados, da igual), planta un cucurucho cabezabajo en lo alto de un cupcake.

Unta todo el cono con glaseado verde, sin miedo a pringarte, y aplánalo con un cuchillo. Después, ponle pegotes verdes (perdón, ramitas) con la manga pastelera hasta que no quede ni medio milímetro sin cubrir.

Al llegar a la base, usa la manga pastelera para cubrir el pie del árbol (o sea, la parte de arriba del cupcake) con glaseado blanco. Si quieres, puedes hacer esto al principio de la receta y después aplastarlo con el cucurucho, pero tenemos la sensación de que eso podría acabar mal si no calculas bien el tamaño del cono.

Ahora ponte creativa y decora los arbolitos con las perlas comestibles, como si fueran bonitas pompas de… yo qué sé, de magia, y para que sea todavía más dulce y navideño, esparce el azúcar por encima de todos para que parezca nieve. ¡Se acabó!

Cuéntanos cómo ha ido tu sesión de postres navideños… ¡Sobre todo si has acabado con algo así!

por