Inspiratriz: Zora, la programadora

Una alumna de primaria que causó sensación desarrollando su propio videojuego. ¡Ella sola diseña y programa apps!

3/5
5 votos
Me gusta

Zora Ball tenía 7 años e iba todos los días a su colegio, el Instituto de Ciencia y Tecnología Harambee, en Filadelfia (donde vivía el príncipe de Bel Air). Allí aprendía las cosas que aprendemos todos en clase, solo que con algún ingrediente guay de tecnología: por ejemplo, Desarrollo Informático.

Zora la programadora apuntaba maneras desde preescolar. Le gustaban los números, y enseguida aprendió a usar Bootstrap, el programa con el que los alumnos de entre 12 y 16 años aprenden programación en su instituto.

Hay gente que aprende cosas fascinantes, y luego está Zora Ball.

Cuando decidió diseñar su propio juego, Zora se puso a pensar cosas que le gustaran. Acabó con esta lista:

  • Las bailarinas
  • Las joyas
  • Los salones de manicura

Después, Zora apuntó algo que no le gustara mucho…

  • Vampiros

Así que creó un juego en el que una bailarina tiene que buscar una joya en un salón de manicura, todo esto mientras huye de un vampiro. Tiene sentido. El instituto entero se puso como loco porque Zora era una persona diminuta y había hecho un juego mejor que un montón de programadores que hay por ahí.

Pausa para contar algo curioso: El instituto de Zora se llama Harambee porque esa la palabra en suajili que significa “unamos fuerzas”.

Total, que los rumores sobre Zora fueron de boca en boca y todo el mundo se iba emocionando y lo iba contando más gente que también se emocionaba. Hasta la Universidad de Pensilvania la invitó a presentar su juego en la Exposición de Bootstrap, donde había aún más gente que estaba alucinada.

Pero hubo algunas personas (el típico puñado de rancios gruñones), que comentaron que el hermano mayor de Zora, Trace, había ganado el premio escolar de Ciencia y Tecnología. Según estos rancios gruñones, había sido Trace quien había escrito el código del juego, y Zora se había llevado todo el mérito.

Así que Zora se fue llorando a su casa y nunca volvió a hacer un programa.

Ah, espera, que no. Lo que hizo fue reprogramar algunas partes del juego en directo, en las narices de todos esos aguafiestas, y se tuvieron que callar la boca. Sobre todo cuando Will.i.am. alabó el talento de Zora después de invitarla a presentar otro juego en la conferencia TRANS4M que organiza él mismo.

Zora tiene el honor de haber sido la persona más joven que ha programado una app completa, y todo el mundo ve claro que va a tener una carrera de éxito. Lo que todo esto demuestra es que la edad no es más que un número. ¿Alguna vez has diseñado algo parecido a un juego? Con esfuerzo y con pasión por las cosas que te gustan, ¡todos podemos conseguir lo que queramos!

por

¡dejar mi comentario!