Descubre cómo son: Esenciales, ejemplares... los enfermeros

Todos sabemos en qué consiste el trabajo de enfermería. Pero, ¿realmente nos paramos a pensarlo?

3/5
3 votos
Me gusta

Sabes que tienes madera de enfermera cuando:

  1. Te lavas las manos más de ochocientas mil quinientas trece veces al día.
  2. Te hablan de cosas grotescas en la comida y ni te inmutas.
  3. Si alguien te pide un boli, te sacas la papelería entera de los bolsillos: subrayadores, pilot de 4 colores, rotuladores, lápices, bicolores…
  4. Tus amigas te llaman cada vez que tienen una herida, bulto o grano extraño para que les des un diagnóstico.
  5. ¡Tienes el don de descifrar la letra de los médicos!
  6. Te vas fijando en los brazos de la gente por la calle para ver si sería fácil encontrarles las venas.

¿Qué, ya te hemos convencido? Si tienes amigos o familiares que se dediquen a la enfermería, seguro que saben de lo que hablamos. Pero, obviamente, ¡ser enfermera es mucho más que eso!

¿Qué significa ser enfermero/a?

Los enfermeros se ocupan de cuidar, proteger y fomentar la salud de las personas en vida o con potencial de vida (perdón por la parrafada de diccionario, es que nos emociona). En pocas palabras, su trabajo es curar y ayudar a otras personas.

Genial, ¿no? Desde luego, cuando vuelves a casa te vas a dormir sabiendo que has hecho algo de provecho con tu día.

Tratar a los pacientes puede ser peligroso. Los enfermeros tienen que seguir al pie de la letra los protocolos de seguridad para evitar contagiarse o transmitir enfermedades a otras personas en el hospital. Es un trabajo para personas con los nervios de acero. No como algunas, que nos ponemos a temblar como flanes con solo ver una aguja...

¿Sabías que…?

  • Los enfermeros pueden tener turnos de noche.
  • Algunos enfermeros trabajan a domicilio.
  • La enfermería es un trabajo de equipo (pero si eres fan de Anatomía de Grey, no te nos hagas ilusiones… El chico de la foto solo es un actor).
  • Los enfermeros salvan vidas.

Para ser enfermera necesitas:

Bastante sangre fría (no literalmente), capacidad de atención, tolerancia a pus, pis, etcétera, y pasión por ocuparte de tus pacientes. Pero nuestro consejo principal es que si un trabajo te apasiona, luches por él aunque te digan que no es fácil. Cuando todo pinte negro, haz de tripas corazón (¡no literalmente!).

Por cierto: las uñas de enfermera son un plus.

Cada enfermero o enfermera tiene una especialización diferente, y a veces cambian de área a lo largo de su vida: puedes trabajar al aire libre, en un colegio, en el quirófano, en psiquiatría, con bebés, con personas mayores…

Hay muchas formas diferentes de ejercer la enfermería, pero todas tienen el mismo objetivo: ayudar a los demás.

por

¡dejar mi comentario!